jueves, 22 de enero de 2015

Brillo labial de Millanel: saborizado y no pegajoso! Éxito!


Hoy pruebo por primera vez un producto de Millanel. En este caso comienzo con el brillo labial saborizado. Tiene una super ventaja por sobre todos los brillos labiales que alguna vez probé y es que... ¡es CERO pegajoso!, algo muy difícil de encontrar en un brillo. Más bien se siente como un bálsamo en los labios y podés caminar tranquila con los pelos al viento porque no se te van a pegar en los labios (como suele sudecer con otros gloss).
 Yo probé el saborizado a ananá que te dan ganas de comerlo como una golosina, no les miento. Es transparente, con unos brillitos muy delicados por lo cual se puede usar solo, por ejemplo si querés ir a la playa o la pileta sin mucho maquillaje pero no a cara lavada, o se puede usar sobre cualquier labial que quieras "levantar".

 El packaging es cómodo, una minilatita con tapa deslizante. Es de los gloss que tenés que ponerte con tus dedos así que recordá siempre lavarte las manos antes o si estás en la calle, ponerte alcohol en gel para evitar que se acumulen microbios en el brillito de tanto usarlo.

Este brillo labial viene en otros sabores también: tuttí frutti y frutilla que me imagino deben ser igual de deliciosos. Esos vienen con un toque de color, eso sí.

Así que chicas, mi primera experiencia con Millanel es un ¡aprobado!.


   
   Brillo a la luz


  Brillo en interiores

1 comentario: