miércoles, 27 de diciembre de 2017

Esponjas Konjac: Exfoliantes naturales

Probé por primera vez una esponja Konjac y debo decir que quedé super satisfecha con los resultados. Las Konjac son esas esponjas redonditas porosas de precio un tanto elevando (acá, en el exterior no son tan caras) que se empezaron a ver en algunas perfumerías.



Konjac es el nombre de la planta de cuya raíz se extrae la materia prima para hacer estas esponjas. Por lo que es importante que sepan que cualquier marca de esponjas Konjac sirve y es buena. No hace falta que se compren la que se hace llamar "original".

Esta planta es nativa del sudeste asiático y su raíz en rica en vitaminas, lípidos, ácidos grasos, zinc y magnesio. Por eso, además de esta herramienta cosmética, se hacen alimentos (como fideos) con su harina. Con esa misma harina es que se fabrican estas esponjas.

Hay varios colores de esponja Konjac, en mi caso probé la incolora, o sea la que se ve blanca. Las variedades que podemos encontrar son:

Esponja gris o negra: Para pieles con tendencia al acné.
Esponja rosa o roja: Para pieles sensibles o con rosácea
Esponja verde: Para pieles muy grasosas

La blanca sería una versión bastante neutra, así que les recomiendo que para empezar arranquen con una así. Yo compré esta Konjac de Sephora hace unos meses y hace unas semanas la estrené.


Las Konjac recién sacadas de su empaque son duras, bien duras y rasposas. Por eso, la primera vez hay que dejarla sumergida unos 15 minutos en agua al temperatura ambiente. A partir de ahí, cada vez que la vayan a usar tienen que mojarla previamente unos 5 minutos. Si no la mojan bien, y queda un poco dura van a rasparse la piel.

La esponja sirve tanto para limpiar como para enjuagar. Yo la uso con unas gotitas de mi gel limpiador diario y la paso por la cara con movimientos circulares, no más de 30 segundos. Pueden pasarla por los ojos ya que es una esponja más bien suave.
Después de pasarla con el limpiador, la mojo de nuevo para ir quitando el jabón que usé.

Luego del uso, se enjuaga bien, no se retuerce pero se presiona para sacarle el exceso de agua y se cuelga en un lugar donde corra aire para que no se llene de hongos. Estas esponjas vienen con un hilito incorporado para poder colgarla donde sea.


Dura unos 2-3 meses, y cada dos semanas pueden desinfectarla sumergiéndola en agua caliente (no hirviendo).

La textura de las Konjac es difícil de explicar, es gomosa, gelatinosa, suave. Realiza una suave exfoliación así que no la usen todos los días de su vida, sino que traten de ir probando cómo reacciona su piel, pueden probar usarla tres veces por semana o día por medio, según su tipo de piel.

Van a notar la superficie de la piel más pareja, más luminosa y más limpia. La verdad, muy conforme. Espero seguir probando distintas marcas y formas, para ver si son todas iguales o si se nota alguna diferencia :)

1 comentario: