miércoles, 30 de mayo de 2018

Neutrogena Acné Proofing: Una línea para pieles acneicas

El ácido salicílico es uno de los ingredientes más usados por la cosmética y la dermatología para tratar el acné. Es anti inflamatorio y queratolítico, es decir que además de reducir la inflamación que dejan los granitos, exfolia la piel para que las células muertas no se acumulen y tapen los poros. El salicílico adelgaza la piel engrosada y favorece el recambio celular.

Esto en términos simples: hace que tu piel no junte células muertas que puedan acumularse, tapar tus poros y sacarte más granitos.

¿Cómo se usa? Las cosmetólogas y dermatólogas usan el ácido salicílico directamente sobre la piel, en los famosos "peelings". Luego de unos días la piel se comienza a descamar y pasado un tiempo se renuevan las células. Pero este tipo de tratamientos, como les dije, sólo los puede hacer un profesional.

Sin embargo, esa no es la única manera de usar el ácido salicílico. Hay limpiadores que tienen entre sus ingredientes al ácido salicílico, y si bien no descaman la piel al nivel de un peeling, usándolos con constancia podemos conseguir un efecto similar. Más suave, pero aprovechando sus beneficios.

Quienes tienen piel con acné o con granitos, puntos negros y "grasitas" podrían usar limpiadores con este ingrediente para de a poco, reducir las chances de que salga el temido granito.

A eso se dedica esta línea de Neutrogena, se llama Acné Proofing y la estrella de su formulación es el ácido salicílico. Consta de tres productos: Un limpiador en gel, un tónico sin alcohol (importantísimo que sea sin alcohol, bien ahí Neutrogena) y un exfoliante.


¿Cómo usar estos productos? Atención porque acá está la clave. Less is more.

Vayan de a poco. Primero pueden empezar a limpiarse la cara con el limpiador algunas noches por semana, vayan testeando cómo reacciona su piel. Ponen un poco de limpiador en su mano, mojan la cara, hacen espumita y enjuagan super bien.

Luego de esta limpieza, pueden usar el tónico, embebiendo un disco de algodón y pasándolo arrastrando suavemente por toda la cara.

Paso mega importante: Después de haberse lavado la cara y usado el tónico tienen que hidratar la piel. Elijan una hidratante liviana pero efectiva. Mi recomendación, de corazón, es que usen el gel crema de Neutrogena Hydro Boost. Tiene un textura muy suave, liviana y cero grasosa. Pueden ver la reseña de esa línea ACÁ

Cada 10 días pueden usar adicionalmente el exfoliante, después de la limpieza y antes del tónico. También, palma de la mano, rostro húmedo y masajean el exfoliante unos 30 segundos suavemente sobre todo en las partes donde más puntitos y "cositas" haya. La idea es ayudar aún más a la piel para que haga su renovación.

Hay varias líneas de Neutrogena dedicadas a cada tipo de piel y necesidad.




2 comentarios:

  1. Muy completa la reseña! Siempre hay que tener cuidado con el a. salicilico!

    ResponderEliminar
  2. Luego de aplicar el tonico,la piel queda muy pegajosa y realmente es muy molesto eso, aún aplicando un hidratante matificante

    ResponderEliminar